El Eclipse final para despertar.

La Astrología más que una herramienta de predicción o determinismo, nos ayuda a hacernos conscientes de los procesos psicológicos de cada uno.

Esta energía depende mucho de nuestra Carta Natal, y también de los procesos que cada uno hayamos iniciado. Hemos hablado acerca de los procesos en los que los aspectos energéticos pueden ayudarnos o desafiarnos, pero antes de predisponernos o incluso antes de sugestionarnos con esta energía, mi intención al compartir toda la información astrológica es usar las herramientas de manera más sabia.

Viene un momento importante. Todos los años hay temporada de eclipses, parciales o totales. Estos no necesariamente se ven desde donde estemos ubicados, pero lo importante aquí es ¿qué implica la energía de un eclipse?

Cuando hay eclipses estamos hablando de 3 aspectos de muchísima importancia, de 3 actores que protagonizan esta obra: El Sol, la Luna y los Nodos Lunares (pronto publicaremos información para que entiendas más de los arquetipos de cada uno).

En simples palabras el Sol es nuestro brillo, nuestro carácter, nuestra individualidad perfeccionada. La Luna son nuestras emociones, nuestro subconsciente, el espejo desde donde se refleja la luz (de nuestro Sol). Los dos tienen una conexión importante, porque la Luna no mostraría luz alguna sino fuera por el Sol, y el Sol no tendría como reflejarse si no fuera por la Luna. En términos psicológicos esto habla de dos aspectos de nuestra consciencia: lo que se proyecta y lo que recibe o refleja. Debemos tener estas dos energías (femenina y masculina) en nuestro interior para crear y retro-alimentarnos con el reflejo.

Los Nodos Lunares son un eje de 180°, no son planetas, son puntos matemáticos, donde se une la eclíptica solar (la línea aparente de la trayectoria del sol alrededor de la tierra) y la órbita lunar. En los eclipses es cuando el Sol y la Luna se unen o se oponen justo en este punto matemático de los Nodos.

Los Nodos Lunares hablan del proceso de nuestra Alma. Si hablamos de reencarnación, estos Nodos Lunares hablan del pasado, de la recolección de experiencias; y del futuro, lo que nos queda en el proceso para hacernos más conscientes y más expansivos.

Así que en esta película de los eclipses hay 3 componentes importantísimos para nuestra evolución.

¿Por qué es importante esto?

Este 18 de Agosto tendremos un eclipse parcial de Luna, en el eje Acuario-Leo, reafirmando la tarea del mes Leo. Este eclipse será visible a las 10:27UT. Nos despediremos de Leo con este evento, pues el Sol abandona el signo el 23 de Agosto.

Luego, tendremos uno muy importante, el 1 de Septiembre, el Eclipse Anular de Sol. En el signo Virgo se encontrará el Sol y la Luna, además de los Nodos Lunares en el eje Virgo-Piscis.

¿Qué quiere decir todo esto?

El proceso de este año no comenzó a inicios de Enero. Si vienen trabajando en un proyecto, una idea, una intención o una motivación, sabrán que el proceso viene de Septiembre del año pasado. Para Marzo, se creo una tensión en T. Para Mayo, se armó una Cuadratura, es decir 4 energías batallando entre ellas.

Aquí vimos con claridad el trabajo que teníamos que hacer, vino el mes Cáncer con la intención emocional, luego Leo con la acción, pero para cuando llegue Virgo, esta tensión en T se va a volver a dar con un objetivo: pasar ya definitivamente la prueba.

En Marzo era claro que debíamos ocuparnos de nuestro sueño, dejando el miedo y comprometiéndonos. El proceso ha sido largo, pero, si con todo el avance que llevamos no llegamos a un resultado en este eclipse del 1 de septiembre, estaremos diciéndole a la vida que de verdad no nos importa la expansión por la que hemos luchado desde tiempo atrás, y eso significa más dolor para despertar.

¿Cuál es el proceso psicológico?

  1. La creación de una meta: Lamentablemente nuestra cultura subestima el dolor, la insatisfacción o la incomodidad; pero son justamente estas tres sensaciones las que por contraste nos llevan a forjar una meta, un deseo, una ilusión. Deseamos, cuando queremos dejar el lugar en el que estamos, para vivir una nueva experiencia, esta vez más amplia, más expansiva, más consciente. Este proceso lo vivimos desde Septiembre hasta Marzo.
  2. El deseo como revelación: Tener un deseo es llevar ya la mitad del recorrido ganado, porque comprender qué queremos es en realidad una labor que no llevamos acabo nosotros mismos. Un deseo es una revelación divina; así que para ser conscientes de este deseo, debemos estar plenamente receptivos, y la verdad en nuestros afanes y agites por conseguir “algo”, nunca escuchamos. El deseo verdadero atraviesa cualquier obstáculo, y lo sentimos con todas las retrogradaciones de inicio de año, y sobretodo de Marte. Si el deseo es verdadero aún estará en pie.
  3. Focalización para la manifestación: Tener el deseo es llevar la mitad del trayecto, pero para manifestar necesitamos disciplina, constancia, concentración: todas las carcaterísticas de Saturno, uno de los actores envueltos en este próximo eclipse. Para que nuestro deseo sea una realidad, debemos focalizarnos, aguzar la mira y sembrar la semilla de sentirnos como queremos ser. Ha sido la labor de Saturno en Sagitario: la restricción para la expansión.
  4. Asimilar la experiencia: El ciclo se cierra cuando al obtener la experiencia, creamos una retro-alimentación, un feedback interior donde deshacemos las formas y guardamos el aprendizaje del ser… todas las experiencias de vida son avances del Nodo Norte (o Misión de Vida), otro de los actores de este eclipse.

¿Cómo entender la enseñanza y evitar el dolor del proceso actual?

Este es el panorama. Este 1 de Septiembre se crea de nuevo una T en los signos mutables:

  • En Virgo: El Sol, la Luna y el Nodo Norte en conjunción.
  • En Pisicis: Neptuno y el Nodo Sur en conjunción.
  • En Sagitario:Saturno y Marte en conjunción.

La tarea se este eclipse es: Retomando el proyecto de Septiembre del año pasado, contemplando los “golpes de verdad” que sucedieron en Mayo, es hora de generar el compromiso para finiquitar la tarea. Para esto el Nodo Norte en Virgo habla de crear unos nuevos hábitos para que esa intención pueda hacer parte de nuestra vida. Cuando estamos convencidos de lo que queremos, de ese deseo revelado, nuestra concentración cambia simples gestos que construye nuestra manera de ser, nuestra manera de hablar, los hábitos que gobiernan nuestros pensamientos. Tal vez ya no es fácil o correcto estar con las mismas personas, o seguir alimentándote igual, o seguir pensando en lo mismo en contra de ti…

Para crear esta nueva rutina es indispensable hacer una tarea con Neptuno, que consiste en soltar (Nodo Sur) una fantasía, algo que no nos ha dejado avanzar, una idea de algo que fue, pero que debe cambiar para encontrar algo nuevo, el cambio de expansión.

Para completar la labor, la edificación y estructuración de esa meta, de ese deseo revelado, llega Saturno y Marte en conjunción a Sagitario, el signo de la expansión. La enseñanza es: la libertad y el crecimiento es imposible sin compromiso, y el compromiso es con nuestros actos sencillos y diarios, con focalizarnos en nuestros propios deseos y no ajenos, con cambiar nuestra estructura emocional heredada, y nuestra mente cuadriculada y vernos capaces de alcanzar ese estado del ser. La labor no pueden ser un día sí un día no, debe ser compromiso constante. Nada mágico sucede sin compromiso.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s